¿Sabías que el 8O% de los propósitos de año nuevo son olvidados en febrero? Generalmente el inicio de un año marca el comienzo de un ciclo nuevo en el cual definimos metas y propósitos que queremos lograr. Pero, ¿cuáles pasos tomamos para realmente concretar los cambios que buscamos?

ANA SOFÍA GARZA GARZA
NUTRIÓLOGA, OBESIDAD Y COMORBILIDADES,
MÁSTER EN NUTRIOLOGÍA APLICADA

 

Un propósito es aquello que mueve a una persona a llevar a cabo cierta acción. ¿A ti qué te mueve? ¿Porqué quieres lograr este propósito? ¿Qué es lo que vas a ganar? ¿Por qué te conviene? Estas preguntas te pueden ayudar a formular tu propósito de manera clara; pero tu propósito puede cambiar, por lo cual es importante que lo renueves de vez en cuando. Vuelve a hacerte estas preguntas y define una vez más tu propósito.

Hablando específicamente de propósitos relacionados con la salud, algunos ejemplos pueden ser: alcanzar el bienestar físico y emocional, mantenerte saludable el mayor tiempo posible o bien, lograr que tu cuerpo funcione de manera óptima para que puedas disfrutar tu vida al máximo.

Una meta debe tener ciertas características para que se pueda cumplir. Primero que nada, esa meta debe tener un propósito en específico. Por ejemplo, si mi meta es bajar de peso, mi propósito puede ser lograr un cuerpo saludable.

La manera más fácil de formular tu meta es utilizando el método SMART (por sus siglas en inglés) para que pueda concretarse. SMART significa: específica, medible, alcanzable, realista y con límite de tiempo. Un ejemplo podría ser: “bajar 4 kilos en 6 semanas”. Es específica por que define cuántos kilos, medible con una báscula, alcanzable si tienes esos kilogramos de sobrepeso y con el límite de tiempo de 6 semanas.

 

¿Qué es una meta SMART?

Es la que tiene las características asignadas a cada una de estas letras, las cuales facilitan que se cumpla.

  • SPECIFIC – ESPECÍFICA: Tu meta debe ser clara y precisa para que puedas definir los pasos a seguir para alcanzarla. Ejemplo: Hacer ejercicio.
  • MEASURABLE – MEDIBLE: Debe tener un método de medición fácil y exacto. Ejemplo: Hacer 45 minutos de ejercicio.
  • ACHIEVABLE – ALCANZABLE: Tu meta debe ser real y tiene que ser posible cumplirla. Ejemplo: Hacer 45 minutos de ejercicio 4 veces a la semana.
  • REALISTIC – REALISTA: Si quieres definir metas inteligentes y lograr cambios de hábitos, estas deben ser realistas. Ejemplo: Elegí hacer ejercicio 4 veces a la semana porque necesito
    1 día para descansar y 2 días estoy demasiado ocupada para realizarlo. 4 veces a la semana me parece una meta muy realista para empezar a hacer ejercicio.
  • TIMELY – MEDIBLE POR TIEMPO: Tu meta debe tener una fecha de inicio y una de fin. Ejemplo: Empezar a hacer 45 minutos de ejercicio 4 veces por semana el 1 de enero y continuar con esta frecuencia para el inicio de marzo.

 

EXISTEN 3 PASOS QUE PUEDES TOMAR PARA AYUDARTE A CUMPLIR TUS METAS DE LA MEJOR MANERA:

  1. PLANIFICA: Identifica los hábitos que quieres cambiar, analiza qué necesidad cumple ese hábito o qué beneficio te da y define qué pierdes y qué ganas al modificarlo. Es importante que anotes todo esto para que en un futuro puedas leerlo de nuevo y acordarte del porqué de tu decisión.
  2. REEMPLAZA: Elige un nuevo hábito para reemplazar el hábito no saludable. Puedes buscar una solución diferente que cumpla con tus necesidades y no rompa con tus metas de salud.
  3. PROTEGE: Elimina los posibles triggers o desencadenantes. Por ejemplo, si ya sabes que cada vez que ves papitas en tu despensa te las comes, no las compres, y así evitas ese trigger.

 

REGISTRO EN CALENDARIO

Recuerda que el cambio de hábitos es todo un proceso, y que si realmente lo quieres lograr se tiene que considerar como algo permanente.

Para darle seguimiento a tus metas puedes hacer un calendario enumerando todo lo que quieres lograr cada día. Por ejemplo, si yo tengo como meta dormir 7 horas, hacer 60 minutos de ejercicio y tomar 2 litros de agua, en mi calendario lo enumero todos los días y al final del día coloco una palomita al lado de todo lo que logré. De esta manera puedo ver cuántos días de la semana realmente cumplí con mis metas.

Considera que no pasa nada si 1 día no cumples con tus metas. Lo importante es que el día siguiente inicies otra vez y sigas con tu plan. Cuando logres 21 días con una palomita en cada una de tus metas, te prometo que ya no te va a costar esfuerzo seguir con tus nuevos hábitos.

 

ACCIONES QUE HACEN LA DIFERENCIA

Recuerda que lo más fácil es empezar con pequeños cambios que van a hacer una gran diferencia en tu vida.

10 CAMBIOS QUE PUEDES IMPLEMENTAR:

  1. Usa las escaleras en vez del elevador.
  2. Deja de tomar bebidas azucaradas.
  3. Realiza 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada a vigorosa al día.
  4. Asegúrate de tomar suficiente agua natural (aproximadamente 2 litros al día).
  5. Come 2 frutas diarias.
  6. Evita consumir alimentos procesados.
  7. Aumenta tu consumo de verduras.
  8. Duerme por lo menos 7 horas al día.
  9. Limita tu consumo de carne roja a 2 veces por semana.
  10. Medita 5 minutos diarios.