La tecnología no se detiene. Afortunadamente nos ha alcanzado a todos los niveles y profesiones y los cirujanos plásticos no hemos sido la excepción.

ÓSCAR ZOROLA TÉLLEZ
CIRUJANO PLÁSTICO

 

En el pasado, bien era conocido el dicho “la belleza cuesta”. Sin embargo, esto ha cambiado, especialmente cuando el paciente se pone en buenas manos. Te debes estar preguntando: ¿y cómo es posible hacerme una cirugía plástica sin dolor? La respuesta es acudir con el especialista adecuado, ya que él deberá tener dentro de su equipo de trabajo a esa persona precisa, quien cuenta con una subespecialidad en algología, una rama de la anestesiología que trata el dolor.

Así bien, trabajando en equipo se logran los resultados más interesantes y fascinantes. En este caso se recurre al uso de una bomba externa o pain pump, es decir, un dispositivo de elastómero, con propiedades elásticas, que contiene diversos medicamentos elegidos de acuerdo a cada uno de los pacientes, con las dosis y necesidades exactas para él.

Este dispositivo tiene una duración de 5 días aproximadamente, durante la recuperación. Es tan maravilloso que no tendrás gastritis ni dolor, podrás moverte y asistir a tus masajes, colocarte tu faja y hacer prácticamente todas tus actividades olvidándote del dolor de una cirugía. Esto además disminuirá los niveles de estrés, lo que se traduce en una menor liberación de catecolaminas
(hormonas), las cuales te producen mayor inflamación.

El elastómero tiene el tamaño del puño de la mano y se coloca generalmente en el tórax. Este tiene una aguja que va subcutánea y el medicamento se libera en automático y es absorbido por la grasa del cuerpo.

Cabe mencionar que, desafortunadamente, no todos los especialistas cuentan con un algólogo dentro de su equipo. En nuestro caso, al tenerlo podemos ofrecer una cirugía libre de dolor y decir adiós a esas recuperaciones pesadas y dolorosas.

Ahora llegó tu tiempo. Puedes tener una buena recuperación, y ser feliz con tu proceso y tus resultados.